URGENCIAS OFTALMOLÓGICAS:

En general todas las afecciones traumáticas requieren una atención rápida para lograr el mejor desenlace posible. Las heridas son tan evidentes que nadie duda en recurrir rápidamente al oftalmólogo. No así en el trauma contundente tal como sucede en un balonazo, puñetazo o similares, que aunque no produzcan efusión de sangre ni rupturas evidentes del ojo, pueden hacer muy graves daños internos, a veces de aparición tardía, que también necesitan tratamiento oportuno.
Existen además urgencias no traumáticas tales como el desprendimiento de retina, el glaucoma agudo, la uveítis, obstrucción de venas o arterias retinales, la infección intraocular (endoftalmitis) o la hemorragia vítrea, las cuales tienen en común un síntoma alarmante: la disminución brusca de la visión, lo cual debe indicar al paciente que debe buscar atención inmediata.

Como resumen de las urgencias oftalmológicas atendidas les presentamos el siguiente cuadro ilustrativo:

PATOLOGÍA
%
Conjuntivitis
35%
Ulcera de Cornea
15%
Cuerpo Extraño Corneal
13%
Segundo Control
12%
Queratitis
11%
Orzuelo
4%
Varios
10%